Si un pescador mata por error un rorcual ajiblanco en aguas surcoreanas del mar de Japón puede venderlo legalmente si informa al gobierno, situación hace que cada año se presenten mas de cien informes.

Investigarores de National Geographic llevaron a cabo un estudio en los mercados surcoreanos a los que se destinan estas capturas para comprobar si las cifras presentadas se correspondían con la realidad y en un periodo de un año detectaron con el análisis genético de las muestras que se iban comprando que pertenecían a más del doble de las ballenas informadas.

caza-ballenas-japon

Cada uno de estos ejemplares reporta en el mercado cerca de 70 mil euros, y se sospecha, más bien parece obvio, que no todas las muertes son accidentales.

Esta caza indiscriminada, que ha causado el declive y casi desaparición de los ejemplares más grandes siendo ahora los rorcuales de 9 metros el objetivo, se ve perjudicada aún más por la laguna jurídica japonesa que permite la caza de ballenas con fines científicos, laguna que usan en Japón para llevar esta carne a los mercados, puede terminar con la extinción de la especie en el mar de Japón.


Una noche fría del mes de enero de 1888, treinta y tres hombres acudieron al  Cosmos Club de Washington D.C. para fundar una sociedad dedicada a la difusión del conocimiento geográfico. Ese lugar de encuentro, frecuentado desde la década anterior por miembros de la élite científica de la capital federal, reunió en aquella ocasión a geógrafos, exploradores, oficiales de ejercitos, meteorólogos, abogados, cartógrafos, naturalistas, biólogos, inventores e ingenieros.

El historico encuentro fue plasmado en un lienzo de grandes dimensiones por el artista Stanley Meltzoff, y supuso el nacimiento de la National Geographic Society.

national-geographic-society-stanley-meltzoff

Meses más tarde, en octubre de ese mismo año, la Sociedad publicó la primera revista, aunque no es hasta enero de 1915 cuando adopta el formato que hoy conocemos.

revista-national-geographic-society-numero-1

Hoy, más de 120 años después, la revista continúa siendo un referente de primer orden en el campo de la divulgación científica.

Vía: National Geographic


Eau de Giraffe.

Difícilmente se piensa en la jirafa como en un animal con un problema de olor corporal, pero quien la haya olido sabe bien que es así.

En 1924, un guarda de caza británico en Kenya decía que podía oler las jirafas a 250 metros de distancia con el viento a favor. Ahora, William Wood, especialista en ecología química de la Universidad Estatal de Humboldt, California, sabe por qué.

eau-olor-jirafa

Tras analizar el pelo de la jirafa, ha encontrado 11 compuestos químicos, algunos muy malolientes, entre ellos algunos de los que dan el olor a las heces humanas. Cree que estas sustancias pueden repeler garrapatas y hongos, y casi todas tienen propiedades antibióticas, siendo su proporción mayor en los machos que en las hembras.

Curioso este estudio, que tira por los suelos el mito de la jirafa como la más elegante de la sabana africana.

Fotografía: Fotomaf


Sus ojos cautivaron al mundo cuando en 1985 apareció en la portada de National Geographic, un retrato realizado por el excelente fotógrafo de viajes Steve McCurry, para mi uno de los mejores fotógrafos del mundo, cuya obra debe ser estudiada por cualquier apasionado a este arte.

steve-mccurry-national-geographic-nina-afgana

Desde ese momento, la imagen de esta niña fotografiada en un campo de refugidos afganos en Pakistan se convirtió en una de esas imagenes que llegan al alma, no solo en el mundo de la fotografía sino de la sociedad en general. La expresión de sus ojos, su profundidad, su mirada, inquieta e inquietante, hipnotizó al mundo. Pero, ¿quién era esta niña?, nadie lo sabía. En National Geographic fue bautizada “la niña afgana“, y durante 17 años nadie supo su nombre.

En Enero de 2002 el equipo de National Geographic se lanzó a la aventura con Steve McCurry a la cabeza, tenían que encontrar a la niña. Con la imagen como única referencia partieron del campo de refugiados de Nasir Bagh, aún existente y donde se había tomado la foto. Muchas fueron las personas que dijeron conocerla y una vez trataban de localizarla eran fuentes equivocadas. Finalmente apareció en un pueblo de las montañas llamado Tora Tora. Era ella, su nombre es Sharbat Gula, la niña afgana de la tribu de los Pashto.

Dicen que los Pashto solo están en paz cuando hacen la guerra”

Sharbat Gula, la niña afgana.

Steve McCurry tomo de nuevo la foto, 17 años después, su piel había madurado por el sol, las líneas geométricas de su mandíbula se habían atenuado, pero sus ojos consevaban la profundida de siempre.


fotos-areas-000

fotos-aereas-001

fotos-aereas-002

fotos-aereas-003

fotos-aereas-004

Vía: enGeneral


michael-poliza-national-geographic

Pues ahora si, abrimos Travellers, el blog de Ozutto que se dedicará en exclusiva al viajero independiente. Viajes, consejos, material, anecdotas, opinión, en fin, todo lo necesario para ir preparado en la próxima aventura. Y es que después de que el blog inicial de Ozutto, snob news, empezase a abarcar más campo, como música, arte, eventos, etc, recibimos algunos emails de nuestros lectores más asiduos que pedían volver a un blog dedicado únicamente a los viajes. Y así hemos hecho, abrimos Travellers, para todos ellos, y para todos los viajeros del mundo.

En este blog, que llevaré yo personalmente, trataré además de plasmar toda mi experiencia recorriendo el mundo. Me siento orgulloso de poder decir, siempre desde la modestia, que ya he recorrido gran parte de cuatro de los cinco continentes. Me falta Oceanía, el final de mi primer título honorífico, me marcaré muchos retos más, y ya está en mi cabeza un próximo viaje a Australia y alrededores.

En fin chavalas y chavales, empieza el viaje. Espero que aportéis, con vuestros correos y comentarios, todo lo que sintáis que tenéis que expresar, y así crear un sitio de debate para todos los que nos gusta andar por el mundo. Como dice mi amigo Alejandro de Barcelona, “yo soy de allí donde piso”.

Ahí os dejo por cierto una maravillosa foto de Michael Poliza, del National Geographic, del libro ‘Visiones de la tierra’. Disfrutadla.