Con una población que cada día crece de forma exponencial, todas de ellas en aguas de Japón, la medusa Nomura, una de las mayores de su especie, puede llegar a tener  1.80 metros de diámetro y pesar 204 kg.

medusa-gigante-nomura-mar-japon-001

Esta especie, hasta no hace mucho poco abundante y que tan sólo aparecía en gran cantidad en años aislados, como sucedió en 1920, 1958 o 1995 ha sufrido una auténtica explosión demográfica y algunos barcos llegan a atrapar en sus redes, de forma no intencionada, hasta 1500 ejemplares en 1 solo día, lo que supone un caro problema para los pescadores, que no sólo ven deterioradas sus capturas sino los materiales con que llevan su trabajo a cabo.

medusa-gigante-nomura-mar-japon-002

Como es típico en esta especie, la medusa Nomura no son una excepción y posee en la superficie de sus tentáculos unas células especiales llamadas cnidocitos que pican al contacto con la piel. Afortunadamente, su veneno no suele ser letal para los humanos, habiéndose reportado tan sólo un par de muertes en China.

Eso si, es comestible y, aunque no es muy sabrosa según los entendidos, si que al menos se puede tomar como un punto a favor.


Imagenes curiosas de Asia.

Me han resultado muy impactante por su colorido estas imagenes que encontré en la página de flickr de kalandrakas. Son cosas de Asia y sus historias.

asia-comercio-canoa-001

asia-comercio-canoa-002

¿Son curiosas verdad?.


gran-muralla-china

La Gran Muralla China es una antigua fortificación construida desde el siglo III a.C. para proteger el imperio de los ataques de los nómadas xiongnu de Mongolia y Manchuria, y que en contra de lo que todos piensan, su principal objetivo no era impedir ser atravesada, sino evitar a los invasores cruzar con sus caballerías.

Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO desde el año 1987, la muralla no es una única en su estructura, sino que esta formada por diferentes líneas de murallas edificadas por las diferentes dinastías durante más de 1.000 años, que han ido uniendo sus tramos, y que alcanzó su máximo esplendor durante la dinastía Ming. En su totalidad cubre más de 7.300 m que van desde el paso de Shanghai hasta el Paso de Jiayu, en la provincia de Gansu.

Son particularmente interesantes los puntos en los que la muralla se interrumpe para dar lugar a puntos de defensa, a los cuales los soldados podían retroceder de ser necesario, y donde cada torre tiene escaleras únicas y de acceso difícil con objeto de confundir al enemigo. Estas torres además servían de sistema de comunicación gracias a las antorchas que iban iluminando, indicando con ello donde se presentaban los frentes enemigos y la dirección en la que iban atacando. De esta forma podían cubrir los avisos en la totalidad de la muralla.

Construida en arcilla y arena, y cubierta con varias paredes de ladrillo, se convirtó en un obstaculo muy resistente a las armas de asedio.

En fin, que ahora que China está de moda por los Juegos Olímpicos de Pekin, muy criticados por mi en este blog por cierto, no está de más aprovechar para dar una vuelta a conocer este sitio, enigmático por la gran historia que tiene a sus espaldas.