Este sorprendente pueblo mexicano del estado de San Luis Potosí, enclavado en la Sierra de Catorce, al que se llega después de atravesar el interior de la galería de una mina, es una de las joyas de los viajeros independientes de todo el mundo.

Fundado en el año de 1779 con el descubrimiento de unas ricas minas de plata que provocaron su invasión por multitud de mineros y aventureros en busca de suerte, fue centro de una verdadera fiebre de la plata en medio de condiciones totalmente desfavorables: el lugar era inaccesible, no había agua, los abastecimientos eran difíciles, y sobre todo, no contaba con ninguna autoridad que se ocupara de hacer respetar la ley. La anarquía era total y, como siempre, el fuerte se aprovechaba del débil.

real-de-catorce-mexico

Real de Catorce se convirtió en una importante ciudad minera, pero poco a poco cayó en la pobreza, y sus calles empedradas y sus edificios coloniales cayeron poco menos que en ruinas, hasta que artistas e intelectuales mexicanos empezaron a comprar casas.

En el 2000, Brad Pitt y Julia Roberts pasaron unas semanas en el pueblo durante el rodaje de la película El mexicano, y la fama de Real de Catorce se disparó. Empezaron a llegar visitantes, por lo general viajeros independientes, artistas, y bohemios de todo el mundo, y su nombre empezó a ser habitual en los foros y guías para mochileros, que venían atraídos sobre todo por el mito del peyote y la tribu huichol.

Los indígenas huicholes viven muy lejos de Real de Catorce, pero tienen en los desiertos que rodean la ciudad su territorio sagrado, y peregrinan a él todos los años entre mayo y junio para hacer sus ceremonias y comer peyote, ingredientes suficientes para atraer la curiosidad de cientos de jóvenes de todo el mundo.


Parece mentira leer noticias como estas en los tiempos en los que andamos, pero es cierto. Se ha encontrado un bosque virgen en Mozambique que jamás había sido explorado hasta la fecha en que fue descubierto a través de Google Earth. Parece mentira.

bosque-selva-virgen-inexplorado-mozambique

El Monte Mabu, como se denomina a este lugar que hasta ahora no aparecía en los mapas ni en ningún libro ya que nunca había sido explorado, fue descubierto por un científico británico, Julian Bayliss, que estaba buscando posibles precipitaciones a través de la aplicación de Google. 80 kilómetros cuadrados todavía virgenes en el que  había árboles de 45 metros de altura, tres nuevas especies de mariposa, una de serpiente, y muchas nuevas plantas desconocidas.

Me ha dejado sorprendido la noticia cuando la leí por el modo en que fué descubierto, siempre ha sido uno de mis sueños pensar que en la tierra aún existen lugares sin explorar. Una maravilla más de Africa.

Vía: ALT1040 y La brujula verde


Ozutto te desea feliz Navidad y prospero 2009!!!

feliz-navidad-2008-prospero-2009-ozutto


despegue-aeropuerto-fotografia-nocturna-larga-exposicion


Luces de Navidad.

luces-navidad-merry-christmas-001

luces-navidad-merry-christmas-002

luces-navidad-merry-christmas-003


Manali, al final del valle de Kullu en el estado de Himachal Pradesh en la India, es uno de los destinos más frecuentados en este país de mochileros por excelencia. Situada a 2.000 metros de altitud y rodeada de montañas es un paraíso donde pasar unos días de tranquilidad y reposo alejado de la agitada vida del viajero independiente.

Docenas de hostales y restaurantes a precios muy asequibles se presentan apenas sales de la estación de autobuses, y los de grupos de gente joven recorren la ciudad de aquí para allá a todas horas del día y la noche. Todos hacen amigos en esta localidad de ensueño.

manali-valle-kullu-india

Aunque la mayoría llega a Manali para hacer una excursión a las Rahalla Falls, a los monasterios budistas del valle, y al Rohtang Pass, un collado a 4.000 metros de altitud, que no puedes dejar pasar, otros vienen simplemente en busca de un sitio tranquilo donde fumar algo distinto al tabaco, son conocidas sus plantaciones de marihuana, y a tomar té relajados en compañía de sus nuevos compañeros de viaje.


Jericoacoara, nombre de un antiguo poblado de pescadores perdido entre gigantescas dunas de arena blanca en Brasil, no es un nombre fácil de aprender, y tampoco un destino fácil de olvidar una vez que lo has visitado.

Jeri, como lo llaman sus habitantes, es en el Estado brasileño de Ceará, y en el parque nacional del mismo nombre, donde todo el mundo parece tener 20 años y estar pirado por el viento.

jericoacoara-brasil-lago-paraiso

Llegar a Jericoacoara no es facil, no hay carreteras de acceso, y la única forma de hacerlo es en buggy o en todoterreno saltando por encima de las dunas. Tampoco hay pavimento o aceras. Las calles, las tiendas, los restaurantes, o los hoteles tienen el suelo de arena. Sin embargo, lo que le ha hecho famoso, además de la belleza exultante del entorno, es la fuerza y la regularidad del viento, que atrae a aficionados al surf, al kitesurf y al windsurf de todo el mundo.

Con la llegada de los mochileros a principios de los ochenta, entonces no había más electricidad que la de las baterías de los camiones, y las fiestas se acababan cuando se acababa la batería, los aficionados a la vela lo descubrieron y hubo una invasión.

Hoy ya no quedan pescadores, todo el mundo disfruta del viento y la playa durante el día, y de las fiestas con caipirinha en la arena por la noche.