tijeras-cortar-pizza

Vía: Kikades


Para conocer si tu peso es correcto hay muchas formulas en la calle, y cada uno pretende ser conocedor de la correcta. Sin embargo, sólo hay una aprobada por los nutricionistas, el IMC, índice de masa corporal.

El índice de masa corporal se halla dividiendo el peso en kilogramos, por el cuadrado de la talla en metros, y los valores son los correctos si están entre 20 y 25.

Hagamos un ejemplo y conozcamos a que corresponden el resto de resultados después de examinar esta imagen tan curiosa, con la que no debemos encontrarnos al pesarnos.

perder-peso-indice-masa-corporal

Ejemplo: En mi caso particular mido 1.90 metros, y peso 103 kilos. ¿Cual es el resultado?

IMC= P (kg)/T^2 (metros) = 103/(1.9×1.9) = 103/3.61 = 28.53

Mi IMC es de 28.53, ¡¡¡No tengo el peso correcto!!!

Pero queda aún más, debo conocer cual es el grado de sobrepeso, y para ello usaremos la siguiente tabla:

De 25 a 27.5 = sobrepeso leve.

De 27.5 a 30 = sobrepeso moderado.

De 30 a 35 = obesidad.

Más de 35 = obesidad mórbida.

Pues si, me toca cuidarme un poco porque me encuentro en fase de sobrepeso moderado, y no tiene pinta de ser fácil corregirlo, porque no me veo gordo, pero si es verdad que me tengo que quitar 6 o 7 kilos para estar en su sitio. Hay que cuidarse, así que me pongo en marcha!!.

¿Es curioso verdad?, ¿cual ha sido tu resultado?


masa-pizza

Pues hoy os revelamos uno de los secretos más codiciados, y la respuesta a una de las preguntas que siempre nos hacemos cuando comemos una buena pizza: ¿como habrán hecho esta masa? Pues bien, esa pregunta va a pasar a la historia después de leer este post. La receta para la masa de pizza es la siguiente.

Los ingredientes que necesitaremos tener preparados son:

300gr de harina, levadura, azucar, sal y aceite de oliva.

Y la forma de preparalo:

En el cuenco en que vayamos a preparar la masa, que debe ser de tamaño mediano a grande para trabajar mejor con las manos, mezclamos una cucharada pequeña de levadura, con media de azucar, y 200ml de agua tibia hasta que quede completamente uniforme.

Preparamos la harina en un plato, y la tamizamos para que quede perfectamente suelta. Este paso es muy importante para evitar que posteriormente se formen grumos en nuestra masa.

A continuación añadimos 200gr harina al cuenco con la mezcla de levadura y azucar, le añadimos dos cucharadas de un buen aceite de oliva, y sal fina, y amasamos suavemente toda la mezcla del cuenco hasta que vaya quedando homogénea y sin grumos. A medida que esta va cogiendo cuerpo, vamos añadiendo mas harina y amasando hasta llegar a los 300gr que hemos decidido preparar. Todo hay que hacerlo lentamente, y con mucho cariño que es el ingrediente secreto.

Pues una vez la tenemos, esperamos 45 minutos para que su tamaño crezca con la levadura, y después la troceamos con las manos con la forma de pequeños bollos, y los colocamos en una tabla donde los volvemos a espolvorear con harina para darles ese toque de imagen italiana.

¿Ha quedado tremendo no? Ya te lo dije. Pues ala, a sorprender a tu pareja, a tus amigos, o tu familia, que esto es una receta para compartir y echar un buen rato en la cocina. Debes saber que puedes congelarla si las pones en papel plastificado, y que al volverlas a usar seguirán estando igual de buenas.