El tabbouleh es un plato de origen árabe, de la zona siria y libano, a base de cuscus, perejil, cebollas, tomates, limón, y menta natural, que se presenta como una entrada o acompañante para refrescar, y que se suele tomar acompañado de pan de pita.

Tabbouleh se traduce literalmente como ‘un poquito picante‘.

tabbouleh-plato-arabe

Los ingredientes que necesitaremos para 4 personas son:

500gr de cuscus, 12 cebollas blancas medianas, 6 tomates maduros, unas ramitas de perejil, menta fresca, 3 limones, aceite de oliva, pimienta, y sal.

Lo prepararemos como sigue:

1.- Preparamos el cuscus en primer lugar. Para ello ponemos el cuscus en un recipiente de baja altura con un poquito de aceite y lo calentamos y movemos todo. En un recipiente aparte ponemos a hervir la misma cantidad de agua ligeramente salada, y en el momento en que este al punto se rocía sobre el cuscus que no se mueve hasta que esté totalmente empapado, y que irá cogiendo su punto.

2.- Pelamos los tomates y las cebollas, después de un buen lavado, y los picamos muy finos conservando el jugo del tomate.

3.- Picamos muy fino el perejil y la menta.

4.- Mezclamos los tomates y las cebollas picadas con el cuscus y el preparado de perejil y menta, y le añadimos el aceite de oliva, la sal, la pimienta, y el jugo de los limones, y lo removemos todo.

5.- Lo metemos en el frigo porque ya solo falta enfriarlo un poquito para servir.

Una maravilla este plato en cualquier entrada, una ensalada diferente que le da bastante juego a cualquier plato, preferentemente de carne. La menta da un frescor especial, … por eso es menta, claro. Para servir, como dije antes, pan de pita.


Pues visto el éxito que está teniendo la entrada que hice sobre el humus, lo digo por el número de visitas que recibe, ahí me lanzo de nuevo con la cocina árabe, que para mi es exquisita. Cuando estaba en Barcelona viviendo no había una semana que no me tirase a hacer mi platito, o visitar algún nuevo local.

falafel-comida-arabe

El falafel son albondigas de garbanzos fritas, y es un plato árabe maravilloso que imagino que todos conocéis, aunque sea de oidas. Este es el momento para que os lancéis en casa a preparalo, os va a encantar y pasará a ser un habitual de vuestra cocina.

Los ingredientes que necesitaremos son:

400 gramos de garbanzos, media cebolla, 5 dientes de ajo, una ramita de perejil fresco, una ramita de cilantro fresco, un sobre de levadura, aceite de oliva, sal, y pimienta.

La preparación es como sigue:

1.- Aunque los garbanzos pueden ser cocidos, lo ideal es dejarlos la noche anterior en remojo para que se pongan blandos. Una vez los tenemos, los ponemos en una fuente y con una batidora los batimos hasta que tengamos una pasta uniforme. Se puede echar un poco de agua para facilitar el batido.

2.- Pelamos y picamos tan pequeño como podamos la cebolla, los dientes de ajo, el perejil, y la ramita de cilantro, y junto con la levadura lo mezclamos todo muy uniforme con la pasta de garbanzos que tenemos preparada, a la que añadimos sal y pimienta al gusto.

3.- Una vez tenemos la masa hacemos croquetas con ella. Puedes tomar como referencia la imagen de este post.

4.- Pues ya estamos, en una sarten con el aceite bien caliente y suficiente para cubrir las albondigas, ponemos estas hasta tenerlas doradas por ambas partes.

El falafel se puede tomar en pan de pita acompañado de lechuga, tomate, col, u otras verduras, o bien preparado en un plato con una ensalada de acompañamiento. En ambos casos, está bien presentarlo con humus.

A pasarlo bien cocinando!!


Uhmmm!! Delicioso a la vista, y más delicioso aún al paladar, el humus es una pasta de garbanzos imprescindible en la cocina árabe, muy fácil de preparar en casa. Ya verás como quedas allí donde lo prepares.

En fin, que manos a la obra que tenemos hambre, así que prepara la turmix y un recipiente tipo ensaladera, que es lo único que necesitaremos aparte de los ingredientes.

humus

¿Que ya lo tienes? Pues bueno, pues los ingredientes que necesitaremos son:

2 tazas de garbanzos cocidos, 2 ajos picados, 4 cucharadas de limón, 2 cucharadas de tahini o pasta de sésamo, 4 cucharadas de aceite de sésamo o de oliva, 2 cucharaditas de comino, sal y pimienta, pimienta roja y perejil para adornar, y pan de pita para la hora de comer.

La preparación es la siguiente:

Nota: los garbanzos cocidos podemos usarlos de bote, pero como unos buenos garbanzos preparados por nosotros no hay nada.

1.- Una vez los tenemos, escurrimos los garbanzos guardando el agua, y los ponemos en el recipiente, con el ajo, el tahini y el limón.

2.- A continuación aplastamos todo un poco, y una vez tenemos todo machacado, sazonamos con comino, sal, y pimienta, y pasamos la turmix añadiendo el agua que hemos guardado y el aceite, poco a poco hasta conseguir la textura deseada.

3.- Pues ya está, al frigorífico hasta la hora de servir.

Para servirlo hacemos un hueco en el centro de la mezcla, como en la imagen, añadimos un chorro de aceite en el centro, y espolvoreamos con la pimienta roja y el perejil para adornar. Y para comer, con pan de pita bien calentito.