Las verduras y hortalizas son una importante fuente de vitaminas, minerales, fibra y antioxidantes, así que es recomendable consumirlas diariamente, aprovechando el gran surtido que nos ofrece nuestro entorno mediterráneo.

La mejor manera de aprovechar todas sus vitaminas y minerales es tomarlas en crudo, solas o en ensalada, lo que no significa que siempre debamos tomarlas así. Al horno o a la plancha es otra deliciosa opción y si las hervimos también podemos aprovechar el agua para sopas o purés, porque en ella quedan muchos de los minerales.

verduras-hortalizas-crudas

Se recomienda un consumo mínimo de 300 g diarios, siendo preferible que una de las raciones sea en crudo, por ejemplo en ensalada. De esta forma podremos mantener la línea adecuada.

Yo personalmente no tengo problemas con esto, me encanta cualquier tipo de verduras y es verdad que mientras toqueteo al cocinar más de un bocado se lleva cualquiera de ellas.


ensalada-como-alinarla

¿Cúantas veces nos hemos encontrado en una comida entre amigos y alguno invita a otro a aliñar la ensalada?, ¿Cúantas veces en ese momento se incia una conversación sobre el cuanto y el como aliñar una ensalada?, … se llega a escuchar hasta algún famoso “el orden no importa”.

Pues bien, el orden si importa y mucho, y tiene una explicación. Para aliñar una ensalada en primer lugar debemos poner el vinagre. Se hace así para que este impregne las verduras y cojan su sabor. A continuación debemos poner la sal. ¿Porqué en segundo lugar y no antes del vinagre como dice mucha gente? Pues porque en caso de hacerlo antes no se fijaría a la verdura, y caería al fondo del recipiente. El viagre, además de dar sabor, le ayudará en esta labor. Y en último lugar el aceite. El aceite es hidrófugo, es decir repele los líquidos como el agua o el vinagre, y por tanto si lo echásemos en primer lugar, el vinagre resbalaría sobre él sin dar sabor.

Por tanto queda, vinagre, sal, y aceite, por ese orden. Haz la prueba, ya me contarás.


zanahorias-alinadas

Pues el plato que proponemos hoy, el aliño de zanahorias en vinagre, es un plato muy andaluz de estas fechas veraniegas, y que me puse a preparar hace días, al verlo en el blog de recetas de Javi, otro andaluz aficionado a la cocina.

Los ingredientes que necesitaremos son:

4 zanahorias grandes, 4 ajos, orégano, comino, pimenton dulce o picante al gusto, sal, y vinagre de vino.

La preparación es muy sencilla.

En primer lugar pelamos las zanahorias y las echamos a hervir en agua hasta que se pongan tiernas. Tienes que estar atentos para que no se pasen, porque deben estar tiernas, pero no blandas que se deshagan.

Mientras se van haciendo las zanahorias, preparamos en un mortero los ajos cortados, con el pimenton que hayamos elegido, el orégano, el comino, y la sal, al gusto, y lo machacamos todo muy bien.

Pues ya casi estamos, una vez estén las zanahorias, basta con cortarlas en rodajas, más bien gorditas, que iremos poniendo en un recipiente que después podamos meter en el frigorífico, y una vez ahí echaremos por encima el preparado del mortero, y cubriremos todo con agua y vinagre a partes iguales.

¿Ya lo tienes? Pues ahora cerramos muy bien el recipiente, al frigorífico, y a esperar se ha dicho. Con unas 4 o 5 horitas tenemos más que suficiente para que este plato este en su punto, pero como decimos mucho por aqui por Andalucía, este plato al día siguiente esta para chuparse los dedos.