No hay nada mejor que un humenante plato de sopa para calentarnos en épocas de frío como el que corre estos días, y que mejor que probar nuevas tendencias como las sopas orientales, deliciosas y exóticas en la mesa.

Las sopas asiáticas de fideos, con sus sabrosas especias y aromas orientales, son una receta fresca que, una vez hayas probado, pasará a formar parte de tu menú habitual, y un plato que en más de una ocasión presentarás en las comidas familiares o con amigos, como entrada.

sopa-asiatica-fideos-verduras

Los ingredientes que necesitaremos son:

1/2 litro de caldo de pollo o de verduras según más te guste, 150 gr de fideos al huevo, una zanahoria, dos cebollas medianas, un diente de ajo, un huevo, una cucharada pequeña de cilantro fresco  molido, sal, y pimienta negra.

La preparación es como sigue:

1.- Cortamos la zanahoria en tiras de 4-5 centímetros muy finas, y picamos el ajo y la cebolla tanto como podamos.

2.- Batimos el huevo en un cuenco para tenerlo preparado a la hora de vertirlo sobre la sopa.

3.- En una cacerola ponemos el caldo de pollo o de verdura, según hayamos elegido, a fuego lento.

4.- Una vez veamos que empieza a calentarse añadimos los fideos, la cebolla, el ajo, y la zanahoria, y lo dejamos 10 minutos en el fuego.

5.- Pasado este tiempo, vertimos el huevo lentamente y mezclamos poco a poco con una cuchara de palo

6.- Condimentamos con sal y pimienta negra.

7.- Servimos en un bol, y lo adornamos con el cilantro fresco.

Uff, que hambre me ha entrado con esto!!! Me voy a la cocina a preparar una, y a sentarme en el sofa calentito que el tiempo está para eso.


Pues visto el éxito que está teniendo la entrada que hice sobre el humus, lo digo por el número de visitas que recibe, ahí me lanzo de nuevo con la cocina árabe, que para mi es exquisita. Cuando estaba en Barcelona viviendo no había una semana que no me tirase a hacer mi platito, o visitar algún nuevo local.

falafel-comida-arabe

El falafel son albondigas de garbanzos fritas, y es un plato árabe maravilloso que imagino que todos conocéis, aunque sea de oidas. Este es el momento para que os lancéis en casa a preparalo, os va a encantar y pasará a ser un habitual de vuestra cocina.

Los ingredientes que necesitaremos son:

400 gramos de garbanzos, media cebolla, 5 dientes de ajo, una ramita de perejil fresco, una ramita de cilantro fresco, un sobre de levadura, aceite de oliva, sal, y pimienta.

La preparación es como sigue:

1.- Aunque los garbanzos pueden ser cocidos, lo ideal es dejarlos la noche anterior en remojo para que se pongan blandos. Una vez los tenemos, los ponemos en una fuente y con una batidora los batimos hasta que tengamos una pasta uniforme. Se puede echar un poco de agua para facilitar el batido.

2.- Pelamos y picamos tan pequeño como podamos la cebolla, los dientes de ajo, el perejil, y la ramita de cilantro, y junto con la levadura lo mezclamos todo muy uniforme con la pasta de garbanzos que tenemos preparada, a la que añadimos sal y pimienta al gusto.

3.- Una vez tenemos la masa hacemos croquetas con ella. Puedes tomar como referencia la imagen de este post.

4.- Pues ya estamos, en una sarten con el aceite bien caliente y suficiente para cubrir las albondigas, ponemos estas hasta tenerlas doradas por ambas partes.

El falafel se puede tomar en pan de pita acompañado de lechuga, tomate, col, u otras verduras, o bien preparado en un plato con una ensalada de acompañamiento. En ambos casos, está bien presentarlo con humus.

A pasarlo bien cocinando!!


guacamole

Pues nos encontramos con otra de esas recetas míticas por ser conversación allí donde se come. Y lo digo así porque allí donde se come el guacamole cada uno presenta su variante, su ingredientes estrella, la variación de cantidades, y las risas entre los comensales están aseguradas. Un ruco para quedar bien al servirlo es que el nombre guacamole proviene del náhault “Ahuacamolli”, que traducido al español mexicano, que se compone de las palabras “Ahuacatl” (aguacate) y “molli” (mole o salsa).

Yo voy a dar mi receta de guacamole que estoy convencido que en cualquier mesa no dejará de levantar elogios al que lo prepare. Los ingredientes que necesitamos son:

2 aguacates medianos a grandes, tres tomates medianos, un limón, chile (pimiento picante), dos cebollas pequeñas, dos dientes de ajo, sal, pimienta, y cilantro.

Para prepararlos hacemos lo siguiente:

Pelamos los aguacates, los troceamos, y en el cuenco en el que los vayamos a preparar pues los machacamos. El aguacate es muy blando así que esto se puede hacer con una cuchara de madera o similar.

A continuación le echamos el zumo del limón exprimido, y sal y pimienta al gusto. Lo del limón dicen que viene de que al ser un plato que se sirve en las calles previene que el guacamole se descolore o se oxide con la exposición al aire libre. Lo mezclamos todo.

Para aderezarlo cortamos en tacos muy pequeñitos los tomates, las cebollas, el ajo y el chile aún más pequeñito, y se lo echamos a nuestra pasta de aguacates.

Para terminar lo condimentamos con cilantro y ya lo tenemos listo para servir. Es una maravilla, que se tiene que presentar con tortitas de maíz, … en España los Doritos van perfectos.