Esta noche he vivido una situación que
merece una denuncia popular: el dueño de un bar en Cataluña, el ZIM, nos ha querido echar a Piluca y a mí, que simplemente le reclamamos que nos había puesto algo que no era lo que habíamos pedido.

Intolerable porque nos ha hecho referencia a ser andaluces en tono xenófobo.

Tampoco ha aceptado darnos la hoja de reclamaciones que le solicité.

En le tiempo en que he llamado a los Mossos había cerrado el bar y éstos han accedido a venir mañana al bar con nosotros para que podamos formalizar la denuncia.

Espero que bares como estés sean cerrados para siempre.

No al ZIM, no a la xenofobia!!